Movilidad

La “movilidad” es un término elemental en la Kinesiología y se basa en una vista holográfica del ser humano. La meta de la Kinesiología del Deporte es poner en movimiento/ acción al deportista; allí donde han surgido limitaciones en los movimientos y estancamiento e incluso paralización en el rendimiento o el perfeccionamiento.

La movilidad en el campo físico se relaciona con los músculos y el aparato motor. La movilidad (en la ciencia del deporte definida como habilidad) comprende la capacidad del cuerpo para ejecutar en su amplitud máxima los movimientos específicos de una disciplina en particular.

Sin embargo, a menudo no todos los músculos apoyan la movilidad y agilidad requeridas è (Fuerza, è Energía, è Coordinación). Los músculos hipertónicos son aquellos que se encuentran en un estado de “sobreprotección”; tienden a acortarse y son por ello incapaces de abarcar su verdadero rango de movilidad. Entonces, un músculo hipertónico en la zona de la nuca y cabeza limita por ejemplo la movilidad de la cabeza entera. Eso no sólo disminuye el campo visual dinámico, sino que también dificulta los giros y cambios de dirección rápidos porque la cabeza y los hombros serán movidos como en una sola pieza. Los músculos hipertónicos unilaterales se manifiestan a menudo de tal modo que el deportista reacciona mejor y más rápidamente hacia un lado que hacia el otro; el acto de girarse para tomar vuelo se facilita de un lado (p. ej. el golpe de derecha) comparado con el otro (el revés). Las técnicas de Hyperton-X apoyan, entre otras cosas, la disolución de estos bloqueos musculares, y los ejercicios específicos de alargamiento de Brain-Gym®/ Gimnasia Cerebral reeducan al músculo para que sea capaz de soltar su estado de sobreprotección de manera permanente.

La movilidad en el campo energético se refiere al flujo de energía en los meridianos de acupuntura (Energía). En el recorrido de los 14 meridianos se habla de dos ramificaciones: una interna que provee de energía a los órganos y una externa que desempeña la misma función con los músculos, tendones y huesos. Los 14 meridianos tienen asociados 42 músculos. Si se produce alguna obstrucción en ese flujo, se originan situaciones de “hiper-energía” y a la vez “falta de energía” en los sistemas, y por lo mismo tendencias hacia una función en exceso y/o deficiente de la estructura perteneciente. Y a raíz de esto se pone en marcha un círculo: los músculos que se encuentran en falta o deficiencia de energía no rinden todo su potencial de fuerza. El desequilibrio resultante —por un lado el músculo agonista demasiado fuerte, por el otro el músculo antagonista demasiado débil— perjudica la coordinación fina. Las consecuencias pueden ser: esfuerzo excesivo, pronto cansancio, pérdida de la concentración y un mayor riesgo de lesión. Según las investigaciones, más del 90 % de las lesiones (tales como fracturas óseas, esguinces y roturas de ligamentos) ocurren en las zonas de l os puntos de acupuntura. Éstos son puntos energéticos especiales dentro del flujo de un meridiano, y en la medicina tradicional china se sedan o tonifican, según su estado energético, a través de la aplicación de agujas; en la Kinesiología hacemos un suave contacto con los dedos. Después de una corrección, el músculo que antes estaba desconectado se examina otra vez, porque sólo una reacción “fuerte” indica que la corrección ha sido exitosa.

La movilidad en el campo emocional / mental es de mucha ayuda cuando el deportista no logra salir por fuerza propia de patrones restrictivos y repetitivos (Fuerza mental). También existe aquí una conexión con el libre y armonioso flujo de energía: a los 5 elementos (fuego tierra, metal, agua y madera) se l es asignan emociones primarias e inherentes a todos los seres humanos. Por ello, un flujo interrumpido o bloqueado, y por consiguiente un exceso o una carencia de energía, ejerce una influencia sobre nuestros sentimientos. Reacciones emocionales inadecuadas, p. ej. una cólera excesiva que culmina en insultos o auto-insultos e incluso en actuaciones completamente ilógicas durante el juego, pueden ser inducidas por una sobre-energía (estar “ciego de ira”). De la misma manera, un déficit de energía en el campo emocional/ mental tiene repercusiones en los músculos y en la precisión al ejecutar un movimiento, y por ende en el rendimiento al momento de la competencia. Si las piernas se sienten como de plomo o el brazo no responde, si el miedo a perder o incluso a ganar se impone, si la presión (auto-impuesta) la llevamos a cuestas como una piedra invisible durante la competencia, difícilmente nos será posible obtener los logros de los cuales seríamos capaces. Las emociones son importantes, es bueno tenerlas; sin embargo, ellas no deben poseernos a nosotros. Sentir cólera, miedo, tristeza o luto es humano. No obstante, las emociones también nos limitan y restringen nuestro potencial de rendimiento, sobre todo cuando hay una demasía o aun teniendo buenos propósitos no podemos dominarlas. Entonces es hora de que las cosas se muevan, puesto que el movimiento significa flexibilidad: enojarse brevemente y con la misma rapidez serenarse otra vez para acelerar de nuevo; sentirse miedoso por un instante para volver a confiar en sus capacidades y arrancar.

¡Fuerza mental significa tener los pensamientos centrados en el aquí y ahora en el momento oportuno!

X-motion
Bewegungsakademie / Academia de Movimiento
Werner Elsner
C./Santa Margalida 9
07510 Sineu, España

werner.elsner@gmx.net